¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

Las conversaciones alrededor de las actividades extraescolares despiertan pasiones y no siempre en los que las practican.

Violin

Independientemente de las opiniones de unos y otros, a menudo nuestros hijos salen del cole cuando nosotros aun estamos en el trabajo y no podemos ocuparnos de ellos. Si este es tu caso, te proponemos algunos elementos de reflexión para elegir una actividad que no añada más presión a tu hijo en su tiempo de ocio:

  • ¿Tiene alguna afición o interés especial por la música, el deporte o el arte? Si lo tiene claro, ayúdale a desarrollarla.
  • Las actividades extraescolares son una oportunidad para explorar intereses que aun no están definidos; a menudo las inscripciones son trimestrales, con un compromiso a corto plazo es fácil atreverse a probar cosas nuevas; si dudáis de la actividad que va a elegir, acuerda un plazo mínimo de prueba que debe cumplir antes de plantearse un cambio.
  • El ejercicio físico es importante, tanto para la salud física como emocional; tradicionalmente la actividad física tenía lugar en el parque, al salir del cole, donde los niños se reunían a jugar. Si no puede hacerlo un par de tardes a la semana, fomenta una extraescolar física afín a su carácter: deporte para los más enérgicos, danza o expresión corporal para los creativos, yoga o circo para los que tienen dificultad en concentrarse o relajarse,… es importante incorporar la actividad física como un hábito de salud más que una obligación o competición.
  • Las actividades extraescolares deben terminar en un horario razonable para que no llegue a casa exhausto; es conveniente que disponga de un tiempo para jugar o estar en su habitación sin tareas ni presiones por cumplir horarios (duchas, cenas,…) y así poder relajarse. Buscar actividades extraescolares cerca de casa para acortar desplazamientos puede ayudarte.
  • Si está cansado o va muy sobrecargado de tareas, plantéate buscar un canguro un par de días a la semana para que jueguen en el parque o en casa; puedes compartir canguro con alguna otra familia del cole o barrio, así podrá jugar con otros niños y el coste será menor.
  • Si otros miembros de la familia están disponibles y les apetece, proponles que compartan una tarde con tus hijos; “el día de los abuelos” puede convertirse en una tarde especial en que desarrollar vínculos afectivos entre ellos.

Es buena idea implicarle en la elección de la actividad que va a realizar, además de sentir que le tratas como a un mayor aprenderá a desarrollar su propio criterio y a hacerse responsable de sus decisiones; por tu parte, respeta sus gustos y elecciones aunque sean distintas de las tuyas, recuerda que es su tiempo de ocio y que su ritmo e intereses no tienen por que coincidir con los tuyos.

Anúnciate en Sloyu