¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

Esta noche mi hija no ha podido dormir bien. Estaba muy nerviosa por los exámenes de la selectividad que va a hacer para el acceso a la universidad.

Estudiar

Mi hija tiene 17 años y aún no sabe que es lo que quiere estudiar. Es algo que pasa a muchos jovenes. Por desgracia la presión de la sociedad de “no perder tiempo” es tan grande que la mayoría de estos jovenes al final se apuntan a estudios que no les convencen de verdad. Puede ser una carrera que es su segunda o tercera elección o una carrera que les aconsejan terceros (sus padres, sus profesores o amigos) por motivos varios. Al final dedicarán muchos años de su vida a estudiar algo que no les gusta “de verdad” y aún peor es probable que terminarán trabajando toda su vida en algun oficio que no les llena realmente.

En el caso de mi hija hemos decidido retrasar su elección de estudios con un año. Así tendrá un año para reflexionar, para obtener experiencias nuevas varias (trabajos temporales, perfeccionar algun idioma, cursillos cortos, estancia en un país extranjero) y habrá más posibilidad que conecta con el estudio que le va a llenar de todo.

También como adultos dedicamos mucho de nuestro tiempo a obtener más conocimientos muchas veces motivados por el miedo a “perder oportunidades de trabajo”. A pesar de ya tener un título o una carrera, nos apuntamos para cursos o masters caros que pueden durar años. Mientras hacemos el curso o master, no tendremos tiempo para otras cosas en nuestra vida.

Antes de apuntarse para un curso habrá que hacerse la pregunta: “¿Vale la pena sacrificar tantas cosas para obtener estos conocimientos? ¿Queda tiempo para vivir?” Si este curso o master nos dará acceso finalmente al trabajo de nuestros sueños, puede ser una inversión muy válida. Pero si el curso solamente nos facilita el acceso a un puesto donde gano un poquito más o simplemente será un certificado o título para añadir a nuestro curriculum, igualmente ha sido un sacrificio no necesario.

Son temas que nos hacen reflexionar desde tiempos muy antiguos. El siguiente cuento Sufi nos conecta que este problemática de una forma humorística.

El Barquero y el erudito

El Barquero

Mulá Nasrudin consiguió trabajo de barquero.

Cierto día transportando a un erudito, el hombre le pregunta:
– ¿Conoce usted la gramática?
– No, en absoluto, responde Nasrudin.
– Bueno permítale decirle que ha perdido prácticamente la mitad de su vida – replica con desprecio el estudioso

Poco después, el viento empieza a soplar y la barca está a punto de ser tragada por las olas.

Justo antes de irse a píque, el Mulá pregunta a su pasajero:
– ¿Sabe usted nadar?
– ¡No! – contesta, aterrorizado, el erudito.
– Bueno, ¡permítame decirle que ha perdido usted toda su vida!

Cuento aportado por contarcuentos.com
Fuente: «Cuentos sufis, la filosofía de lo simple» de Omar Kurdi y Pedro Palao Pons

Anúnciate en Sloyu