¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

Hacer nada une dos grandes ideas: actuar con el fin de pararse. Socialmente “hacer nada” se considera “no hacer”, “perder el tiempo”, “no ser productivo” y por ello nos cuesta entregarnos a una actividad tan saludable para nuestro equilibrio personal.

En Palma d’Ebre, Tarragona, celebran la vida tranquila de una original manera. Cada 18 de agosto tiene lugar “El dia del gos”, que dedican por entero a hacer… ¡NADA!. Si aun no lo has probado, no te pierdas la experiencia; te damos unos pequeños trucos para empezar.

Adiós reloj:
Escucha tu cuerpo y dale lo que te pide, cuando te lo pida. Sueño, hambre e higiene suelen estar regulados por un horario más que por la necesidad. La “hora de comer” hoy la pones tu y no las noticias de la tele.

Desconéctate:
Teléfono, televisor, ordenador, consolas, juegos electrónicos… nada de estímulos que te distraigan del propósito de no hacer, especialmente si tienen pantalla.

Conéctate:
Contigo mismo, en todas tus dimensiones. Toma tiempo para cuidar de tu cuerpo practicando un ejercicio que te guste, con un masaje o tomado un largo baño; de tu alma disfrutando de de la belleza de un paisaje, un objeto, una imagen; de tu mente, dejándola reposar de los problemas cotidianos y alimentándola con una buena lectura, película o afición; de tu corazón, compartiendo con las personas que quieres y te quieren muestras de afecto y atenciones.

Medita:
Tómate por lo menos 20 minutos para ralentizar tus pensamientos al empezar el día; la mente puede ser mucho más rápida que nuestro cuerpo o nuestras emociones, que fácilmente se ven arrastradas por su velocidad; nos será más fácil darnos cuenta de lo que nos apetece si nuestra mente no toma el protagonismo de la jornada.

Permítete:
Hacer nada te lleva a confrontar creencias o costumbres que te han inculcado desde pequeño: lo que es bueno comer, lo que pensarán de ti los demás si no tienes tu casa limpia y ordenada, como es o no adecuado vestir en cada momento…¿Qué pasa si hoy tomas doble ración de helado? ¿Si no lavas los platos? ¿Si no te quitas el pijama en todo el día? Recuerda, hoy haces nada y todo está permitido.

Tomar la responsabilidad de bajar la velocidad es la única manera de crear espacios para estar con nosotros mismos, conectar con lo que nos mueve, nos apasiona, nos interesa… solo escuchando nuestro reloj interior podremos plantearnos cambios en nuestro modo de vivir.

Gracias a Laia Antolín por la inspiradora entrada publicada en su blog laiaantolin.com y a Esther, que me regaló la idea de “hacer nada”.

Artículos relacionados:
¿y que haces todo el día?, reflexiones desde la India.

Anúnciate en Sloyu