¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

Este fin de semana mi hijo me pidió que escribiera un artículo sobre tener hijos; recién llegado de su primer campamento de verano, preparábamos limonada y charlábamos de todo en general y de nada en particular cuando me miró y me dijo:

“Mamá, deberías escribir sobre las cosas que puedes hacer con lo hijos; muchas personas piensan que si tienen hijos dejarán de hacer cosas pero con los hijos también haces muchas cosas que no harías sin ellos… como por ejemplo ir al parque de atracciones”.

Me reí (soy una freak de los parques de atracciones, con y sin niños) y le dije que pensaría en ello… Estas son algunas de las cosas divertidas que hago y he hecho con mi hijo en los últimos diez años:

Hacer carreras por la calle.
Tirarme de un tobogán.
Cantar en el autobús.
Jugar al pilla-pilla.
Observar insectos.
Inventar historias.
Columpiarme.
Pasar la tarde en el parque sin mirar el reloj.
Leer cuentos poniendo voces.
Hacer guerras de cosquillas.
Jugar al escondite.
Comer gominolas.
Jugar al fútbol.
Ver dibujos animados en la tele.
Jugar a juegos de mesa.
Cuidar un gato.
Preparar pasteles.
Jugar a las adivinazas.
Jugar en la cama los fines de semana.
Hacer volteretas, verticales y ruedas.
Saltar a la comba.
Jugar a tenis de mesa.
Jugar a entrenar delfines en la piscina.
Coger moras y avellanas.
Coleccionar piedras.
Jugar a “la casa que queremos”.

La lista podría ser mucho más larga pero no diría más de lo que ya dice ahora: con mi hijo he recuperado la niña que llevo dentro, una niña que, como todas, es feliz jugando, observando y aprendiendo… sin mirar el reloj.

Y tu niño interior ¿cuánto tiempo hace que no sale a jugar?

Gràcies fill, per recordar-me de com m’agrada jugar 🙂

Anúnciate en Sloyu