¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

¿Tienes más trabajo del que puedes hacer en una jornada? ¿Todo es para «ya mismo»? ¿No distingues cual de tus tareas es más urgente ni más importante? Definitivamente, estás saturado, tómate 2 minutos para reducir el estrés y mejorar tu concentración.

dos minutos

Tomar dos minutos para uno mismo parece fácil pero pocas veces lo hacemos; si conseguimos liberarnos del sentido de culpa y del miedo al juicio de nuestros compañeros y jefes, solemos optar por hacer algo que nos distraiga de nuestros pensamientos añadiendo otros nuevos. ¿Te suenan algunas de esta estrategias?

… ir a por un café (recuerda, ¡quieres relajarte!)
… quedar con la compañera del departamento vecino para chismorrear de los compañeros
… charlar con el comercial de paso y quejarse de lo mal que están las cosas, dentro o fuera de la empresa
… aprovechar para llamar a tu madre y preguntarle si ha ido el fontanero a reparar el escape
… salir a hacer pis (¿cómo, que llevas 4h sin ir al baño?)
… conectarte a internet para consultar el saldo de tu cuenta bancaria

Para relajarnos debemos tomar el camino contrario: actividades o acciones que no añadan más información o ruido a nuestra ya saturada mente. En la medida de lo posible, dedica estos dos minutos a estar contigo mismo.

Busca un espacio de intimidad:
La entrada, una terraza, el parking o… ¡el baño! Necesitas dos minutos para recargar las pilas y no vas a poder hacerlo si suena el teléfono, te entran mails urgentes o te encuentras con compañeros y jefes deseosos de charlar contigo.

Respira:
Podemos vivir semanas sin comer, días sin beber y pocos minutos sin respirar. El estrés acorta nuestra respiraciones y la entrada del caudal de aire (y oxígeno) en nuestro cuerpo: si respiras mal, te sientes mal. ¡Oxigénate!

Estírate:
Cuellos, espalda, brazos, piernas… La relajación muscular ayuda a relajar la mente, por eso te sientes mejor después de practicar ejercicio. Hasta los cursos de prevención de riesgos laborales que se imparten en las empresas te enseñan y animan a practicarlos.

Descansa la vista:
Cierra los ojos y cúbrelos con las palmas de tus manos, ligeramente ahuecadas. Por la vista entra un gran caudal de información, taparlos un rato es como cerrar la llave de paso cuando tienes un escape. Prueba también a taparte los oídos con las palmas ahuecadas y los ojos cerrados.

Bostezar combina los beneficios de la respiración y los estiramientos: al bostezar estiramos los músculos faciales, de la nuca y la espalda; al mismo tiempo abrimos nuestra caja torácica, permitiendo la entrada de un gran caudal de aire que nos oxigena.

Relájate de una forma muy especial en este link, son solo 2 minutos… ¿o quizás vas a necesitar más :- ))?
Do nothing for 2 minutes

Otras entradas relacionadas:
5 minutos
¿Cómo evitar el estrés excesivo?