¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

A todos nos toca vivir situaciones penosas, frecuentemente relacionadas con la pérdida… salud, afectos, trabajos, sueños, confianza, seguridad.

peines

¿Por qué a mi?

«¿Por qué a mi?», nos preguntamos, y nos embarga el dolor, la tristeza, la rabia, la impotencia ante lo que sentimos como una injusticia de la vida.

A menudo el único modo de sobreponerse a una situación triste o dolorosa es cambiar el modo como la vivimos.

Sabemos que todo es pasajero -como una gota de agua que se evapora- y dual -como el día, que existe porque hay noche; si nada es permanente, no deben sorprendernos los cambios ni la brusquedad con que los sentimos: no es «justo» tener salud, pareja y trabajo ni es «injusto» enfermar, ser abandonado o quedarte sin empleo; la justicia no tiene que ver con los ciclos de la vida, simplemente suceden, nos guste o no lo que nos llega.

Ante una circunstancia adversa lo habitual es sentirse mal: enfádate, llora, grita y cuando lo hayas hecho toma distancia y respira.

¿Puedes hacer algo para cambiarla? Entonces, ¿cuándo vas a empezar?

Si no puedes hacer nada, ¿para que seguir lamentándote? Nada va a mejorar con ello y necesitas toda la energía posible para sobreponerte a la adversidad.

Había una vez una mujer feliz de su larga y brillante melena.

Una mañana amaneció con solo tres cabellos… se miró en el espejo y sonrío:
«Qué bien, podré hacerme una trenza».

Al día siguiente se miró en el espejo… y solo le quedaban dos cabellos:
«Que suerte, podré hacerme coletas».

El tercer día tenía un solo cabello… sonrío y se dijo:
«Hoy no hay duda, toca cola de caballo».

El cuarto día amaneció completamente calva; contempló su rostro en el espejo un largo rato y sonriendo exclamó:
«¡Cuánto tiempo voy a ahorrar ahora que ya no voy a tener que peinarme más!»

Artículos relacionados:
Todo es transitorio
Gracias a la vida
No te rindas
Obstáculo…¿o una gran oportunidad?

Fotografía Flickr «Smicc» de kenningtonfox

Anúnciate en Sloyu