¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

Hace un año escribí un artículo sobre mi hija Celeste, «¿Qué quiero estudiar?«. Ella no sabía muy bien qué estudiar y había decidido retrasar la elección de sus estudios con un año.

Canales y bicis en Holanda

Elegir con la calma lo que quieres hacer en la vida

El año de reflexión le ha hecho muy bien. En este tiempo ha crecido mucho como persona, ha obtenido varias experiencias con trabajos temporales, ha viajado a Holanda para informarse de las posibilidades de estudiar allí y finalmente decidió apostar por la carrera de «diseño de producto» en una universidad en Holanda.

Los tramites administrativos para obtener todos los documentos necesarios han sido largos y a veces difícil, pero finalmente ha logrado su pasaporte holandés, la inscripción en la universidad holandesa para septiembre 2012 … con todos sus diplomas españolas verificados y aprobados, un número fiscal holandés y otro número de estudiante con la posibilidad de pedir becas. Además ha estudiado durante meses para hacer un examen de holandés (¡obligatorio!) de un nivel elevado para universitarios … ¡hace algunas semanas consiguió el diploma!

Estoy muy orgulloso de ella y estoy feliz que va a poder realizar «su sueño» en Holanda.

El momento del «Adios»

Ayer por la tarde su madre, su hermana y yo nos despedimos de Celeste en el aeropuerto de Barcelona. Ella con un billete (solo ida) en el bolsillo, dos maletas, nuestro apoyo incondicional y toneladas de ilusión. Nosotros con sentimientos contrarias: felicidad por verle a Celeste a punto de empezar su sueño y tristeza por perderla de la vista después de casi 19 años tenerla siempre a nuestro lado. ¡Cuántas lágrimas han salido! … y muchos «te amo´s». ¡Te amo Celeste!

… qué duro es el desapego cuando se trata de seres queridos. Al reflexionar sobre ello me vinieron a la memoria estos versos de Khalil Gibran.

Tus hijos no son tus hijos …

Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida,
deseosa de sí misma.

No vienen de ti,
sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellos
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerles semejantes a ti,
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas,
son lanzados.
Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero,
sea para la felicidad.

Khalil Gibran, poeta, filósofo y artista libanés
Fotografía Flickr “Bicicleta canal de Amsterdam”: José Ortiz

Anúnciate en Sloyu