¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

«Impatiens conocía muy bien el camino a casa, tanto, que se impacientaba con aquellos que no iban tan rápido como él.» – Dr. Edward Bach, (1986-1936)

Impatiens

Los términos impaciencia y aceleración va inexorablemente ligados a Impatiens, una de las 38 flores del sistema floral del Dr. Bach, quién describía así la personalidad del remedio:

“Para los que son de pensamiento rápido y veloces en la acción y quieren que todo se haga sin dilación ni retrasos. Les resulta muy difícil tener paciencia con las personas lentas. La lentitud les parece un error y una pérdida de tiempo y se esfuerzan por conseguir que esas personas sean más rápidas en todos los aspectos. Suelen preferir trabajar y pensar solos, para poder hacer las cosas a su ritmo”.

Aumento de revoluciones

La persona Impatiens sufre una aceleración generalizada tanto en lo concerniente a su personalidad como, a menudo, a sus funciones fisiológicas, pudiendo definirse como un “aumento de revoluciones”, que le impiden relajarse, provocándole rigidez y falta de flexibilidad, ante su incapacidad de adaptarse a un ritmo de vida más tranquilo y al no tener paciencia para las personas que, desde su punto de vista, son demasiado lentas.

Cuando nuestro ritmo de vida es excesivamente acelerado, no podemos disfrutar de lo que nos rodea. Para Impatiens resulta altamente complicado adaptarse al fluir del tiempo y, en este proceso, la persona pierde interrelaciones enriquecedoras con los demás y con su entorno. Impatiens desea hacer las cosas a su modo y a su ritmo, siendo la rapidez de acción su máxima premisa, actitud que le conducirá a un aislamiento progresivo, al dejar de lado a todos aquellos que no puedan seguir su ritmo.

Situaciones de emergencia y peligro

Es normal y saludable sentirnos acelerados ante situaciones de emergencia, ya que ésta es la respuesta adrenalítica natural de defensa, en la que necesitamos más agilidad mental, una mejor circulación sanguínea y mayor oxigenación pulmonar…, para actuar con rapidez, escapar de una situación peligrosa, etc.

Sin embargo, el problema surge cuando nuestra respuesta no se corresponde con un peligro real objetivable o bien se prolonga excesivamente en el tiempo una vez éste ha pasado, momento en el que nuestro organismo debería volver lenta y progresivamente a la calma.

Problemas físicos o emocionales

Cualquier persona puede entrar en un estado Impatiens de forma puntual o pasajera, pero también hay tipos de personas genuinamente Impatiens, que viven siempre deprisa y en constante aceleración, irritándose cuando alguien más metódico interfiere en su camino y les obliga a ir más lentos. Este estado anímico no sólo puede provocar estrés y tensión, con el consiguiente cortejo de síntomas asociados: taquicardia, ansiedad, opresión torácica, contracturas musculares…, sino también accidentes por las prisas y por no permitirse “perder tiempo”.

Este remedio del sistema floral del Dr. Bach, como su nombre sugiere, tiene como principal objetivo trabajar la impaciencia y la frustración e irritabilidad causadas por la misma,aconsejándose en todas las manifestaciones orgánicas y/o de personalidad que tengan relación con la impaciencia y la aceleración.

Impatiens ayuda a que la persona actúe de forma menos precipitada y consiga recuperar la tranquilidad y el equilibrio para ser más paciente y valorar las capacidades y habilidades de los demás. También es uno de los remedios incluidos en el Rescue Remedy (Rescate), por su facultad para tranquilizar los pensamientos y sentimientos de agitación en casos de emergencia.

Impatiens es, sin duda, una de las flores del sistema floral del Dr. Bach más adecuada al ritmo de vida de muchos hombres y mujeres del siglo XXI, que no debería faltar en ningún botiquín de remedios respetuosos con la naturaleza y el ser humano.

Artículos relacionados en Sloyu:
¿Cómo evitar el estrés excesivo?
Calmante natural: melisa o citronela
¡Corre! ¡Corre!

Escrito por Josefina Llargués, una entusiasta defensora de los hábitos saludables
http://josefina-llargues-terapies-naturals.cat
https://www.facebook.com/josefinallargues
https://www.facebook.com/pages/La-Filomena/103687386384808
http://www.youtube.com/user/josefinallargues

Fotografia: The Bach Center (Inglaterra)

Anúnciate en Sloyu