¿Se puede trabajar el mindfulness con niños pequeños?... ¡Claro que sí! Participa en la formación online Mindfulness en Educación Infantil para educadores y familiares de niños de 1 a 6 años.

El intercambio de servicios y objetos vuelve a tomar relevancia en momentos de escasez; para que sea un éxito debemos cambiar el concepto de valor: no manda el mercado sino los individuos que acuerdan el trueque.

mercado de intercambio

Muchas personas evitan el intercambio porque tienen problemas para dar un valor no económico a lo que ofrecen y reciben, ¿cómo conseguir un intercambio justo cuando no medimos con la misma vara?

Plantear un intercambio

Te damos algunas pistas para empezar

Olvida el valor económico
El importe que desembolsaste cuando adquiriste tu producto ya no tiene importancia. En ese momento lo querías, lo necesitabas y te lo podías permitir; con suerte lo has disfrutado… ya has recuperado la inversión, ¿no? El nuevo valor lo va a definir no solamente el estado en que se encuentra y la demanda que encuentres para tu objeto, también y principalmente la utilidad que otra persona vea en el.

Si no lo usas, ¿qué valor tiene?
Era una oportunidad, está sin estrenar, lo has guardado para una ocasión especial… que nunca llegó; todo el valor que le diste en la compra lo ha perdido por el no-uso y se ha convertido en un “trasto nuevo”. ¡Cámbialo por algo que sí vas a usar y consigue revalorizar tu inversión inicial!

Odiosas comparaciones
“Que chollo, ¡cambié la mesa vieja por esta chaqueta nueva que me queda como un guante!”
Lo que ti era una mesa vieja para otro ha sido una oportunidad de restaurar y decorar un mueble a su gusto; cuando te entregó a cambio esa chaqueta, quizás se liberó del recuerdo de la persona que se la había regalado. ¿Quién gana y quien pierde?

El intercambio exitoso debe plantearse como una situación “ganar-ganar”, no hay perdedores si todos están satisfechos con lo que reciben.

No te identifiques con lo que intercambias
Estos sentimientos pueden aparecer cuando ofrecemos en intercambio objetos personales o servicios (habilidades que practicamos profesionalmente o como afición) que no tienen demanda, pues lo recibimos como una valoración personal.

No debes sentirte mal si no has encontrado a nadie con quien cambiar (quizás no es el momento o el lugar apropiado) ni súper reafirmado si consigues cambiarlo por algo que deseabas mucho… ¡Lo que vas a cambiar no eres tú!

Tu juicio es el que vale
Tus necesidades y tus valores los conoces tu, no te dejes influir por lo que otros van a pensar del cambio que has realizado.

Si cuando te plantean un cambio no lo tienes claro, toma un rato para pensar; el impulso o la presión puede hacerte regresar a casa con otro objeto que tampoco vas a usar, con el riesgo de sentirte “engañado”.

Describir exactamente el servicio o el objeto
Si vas a intercambiar servicios (un corte de pelo a cambio de la reparación de una tubería) es muy importante describir en detalle en que va a consistir el trueque: ¿1h de trabajo a cambio otra? ¿Tienen una complejidad parecida ambas tareas? ¿De parte de quien corren los gastos de material? ¿Dónde y cuándo tendrá lugar el intercambio? ¿Cómo sabremos que el servicio se ha completado?

Ser muy precisos nos evitará no solamente la posible sensación de engaño sino posibles disputas por el “yo pensaba”, “yo entendí”,… no supongas, ¡define!

Donde intercambiar

Existen webs de intercambio en las que puedes colgar tu anuncio o buscar aquel objeto que necesitas; si no necesitas nada a cambio de tu objeto, puedes ofrecer en donación a quien quiera recogerlo en tu domicilio.

Si quieres algo más personal, pregunta en tu ayuntamiento, asociación de vecinos o centro cívico por los mercados de intercambio que se organizan en tu ciudad.

Otra alternativa es montar un mercado en tu comunidad; propón a la escuela, parroquia o asociación vecinal un mercado de intercambio de juguetes, libros o ropa para navidad, el día del libro o cualquier otra jornada festiva.

También es divertido organizar jornadas de intercambio con los amigos; puedes invitarles a tomar algo y proponer a cada uno que traiga sus objetos de intercambio dentro de un marco temático: ropa de temporada, objetos del hogar, libros, tecnología,…

Y por supuesto, no te olvides de los Bancos del Tiempo… además de intercambiar conocerás a personas del barrio y sus realidades.

Sloyu trabaja también por intercambio: siempre y cuando la filosofía de tu empresa o negocio se alinee con la de nuestro blog y la proximidad física lo permita, te ofrecemos los siguientes servicios a cambio de tus servicios o productos:
– espacio publicitario en nuestro blog (banners, patrocinios)
– consultoría de marketing online
– consultoría de marketing de producto
– coaching para emprendedores

Para proponernos un intercambio, escríbenos un mail a [email protected].

Si quieres más datos sobre el alcance que puede tener tu publicidad en nuestro blog, pincha aquí; si deseas valorar otro tipo de intercambio profesional, también puedes visitar nuestros perfiles profesionales en Linkedin Joost Scharrenberg y Elisenda Pallàs.

Algunas web de intercambio o donación de bienes y servicios:
www.mercadolocal.org
www.yonolotiro.es
www.intercanvis.netwww.ganga.es
www.truequi.es

Artículos relacionados:
Bancos del Tiempo
Dale una nueva vida a tus libros
¿Cuántas prendas necesitas? – proyecto 333

Imagen Mercado intercambio, Flickr Premsa Ajuntament VNG

Anúnciate en Sloyu